Restricciones, poca cantidad de frecuencia en los recorridos, viajeros reticentes y dubitativos a la hora de realizar un traslado, controles y permisos exclusivos para personal esencial se traducen en un grave problema para la Terminal de Ómnibus de Rafaela. 

Desde un tiempo largo a esta parte desde CASTELLANOS hemos ido relatando cómo viene siendo la actividad en la terminal de ómnibus de Rafaela, que de marzo del año pasado ha visto como sus dársenas, boleterías y negocios se vaciaron, que logró un pequeño repunte en el verano, pero que tras las nuevas restricciones el sector se vio nuevamente afectado, con un movimiento “casi nulo”, en lo que fue el paso de un fin de semana largo por el feriado del 25 de Mayo, donde en comparación con tiempos pasados nos tenía acostumbrados a un gran número de gente abordando y bajando de los colectivos. Esta imagen parece ser un flash de tiempos memorables, una excepción, mientras que la regla general, por lo menos en este último tiempo, es el desierto y el poco tránsito en todo este gran sector estratégico de la ciudad.


Desde la gerencia de la terminal de ómnibus reconocen que, con esta realidad, los ingresos se han desplomado por el suelo y solicitan de forma inmediata ayudas al Estado local y provincial para poder hacer frente a todos los servicios y gastos fijos que hoy por hoy deben afrontar. 


En diálogo con Diario CASTELLANOS, Hernán Gunzinger, gerente de la concesión de la Terminal de Ómnibus de la ciudad de Rafaela, manifestó que “es una tristeza total” el paisaje desierto que se presenta todos los días en la terminal local y apuntó que ya han comenzado a gestionar algún tipo de ayuda para solventar parte de sus costos fijos ante la baja que se ha dado en la recaudación. “Todo se nos viene haciendo cuesta arriba, estamos solicitando apoyos provinciales para poder subsistir ya que los costos que tenemos no variaron o variaron muy poco, ya que son costos fijos de servicios de energía, agua, gas y el movimiento hoy por hoy es nulo”.


En tanto, el gerente reconoció que la única forma de ingreso que tiene la terminal es por el uso de dársenas y alquileres de locales. Si bien hoy las boleterías se encuentran funcionando, muchas empresas ya han anticipado que analizarán sus formatos de ventas para los próximos años lo que da a pensar sobre este aspecto, mientras que por otro lado, el uso de dársenas se encuentra trabajando con un promedio de 20 colectivos por día, de los 200 que solía recibir tiempo antes de la pandemia.
En este sentido, Gunzinger reconoció que también han iniciado conversaciones con el Estado local para analizar algún tipo de ayuda, “sinceramente con el Municipio hemos sido solidarios en el sentido de que nosotros hemos recibido a los colectivos del exterior que traían a vecinos de la ciudad cuando la pandemia estaba en su punto más álgido, en la actualidad se están llevando adelante el plan de vacunación en estas instalaciones cuando se necesita por caso de mal clima. Solidariamente estamos siempre dispuestos, pero estamos en contacto para ver si hay alguna posibilidad de compensación para poder sostener esta estructura sin la necesidad de generar deudas”, detalló.

Cambios constantes en las frecuencias

Luego de las últimas restricciones que se dieron tanto a nivel Provincial como Nacional, el gerente de la concesión de la Terminal de Ómnibus brindó un panorama detallado de lo que son los servicios más solicitados, ya sean de Rafaela o la región. Sin lugar a duda lo que primero debemos destacar es que aquella persona que quiera realizar un viaje, lo que primero deberá saber es que sólo pueden hacerlo aquellas personas que cuenten con la autorización pertinente ya sea impresa o en la app provincial o nacional. Otro de los puntos a destacar es que tras las medidas todas las empresas de transporte de pasajeros han reducido sus frecuencias, el ejemplo concreto son los viajes a Santa Fe, el cual tenía en promedio unos 6 viajes, pero que hoy las empresas decidieron bajar sus frecuencias a tres viajes por día. Por otro lado, a la ciudad de Rosario hoy sólo cuenta con un solo horario.


Además, a la fecha una sola empresa realiza el tramo Rafaela – Córdoba, ya que una de las famosas empresas que hacen el recorrido ha decidido discontinuar todos sus servicios, por lo menos hasta el 31 de mayo, al igual que gran parte de las empresas de transporte que viajan a Buenos Aires, que a la fecha solo un puñado se encuentran continuando con los servicios pero con viajes de días por medio debido a la gran reducción que hubo en tema de demanda.


“Esto no tiene una correlatividad, sino que nos van informando día a día, por lo que a medida que transcurra el tiempo vaya habiendo novedades y que sin lugar a dudas esto lleva a que la gente permanentemente realice consultas debido a desconocer a ciencia cierta cómo es el funcionamiento diario”.
Gunzinger también se refirió a los servicios de transporte regionales y al igual que con todas las demás empresas y recorridos, las frecuencias se han visto disminuidas y con puntos que hoy siquiera llegan a uno por semana. “Lo que es la zona metropolitana de Rafaela se bajaron frecuencias, hoy estamos teniendo uno por día, ya sea desde Ceres, Moisés Ville, Ramona, todo este recorrido en solo un horario, la cual se daría hasta el 31 de mayo y a partir de la fecha poder tener mayores novedades en base a las medidas que se puedan llegar a tomar desde Nación o Provincia, lo cual terminará teniendo su impacto en lo local y zonal”.

Consultas telefónicas

Debido a los cambios permanentes y constantes que se vienen dando en esta materia, Gunzinger manifestó que toda persona que quiera realizar un viaje y tenga algún tipo de duda se comunique con el 570700 que es el número de informes de la Terminal de Ómnibus local, donde se le brindarán los detalles pertinentes. “A la gente que llama le decimos que sea paciente, ya que permanentemente estamos recibiendo el llamado de personas, con consultas de horarios, frecuencias” e inclusive reconoció que hay gente que se acerca hasta la terminal con el fin de poder tener detalles concretos y claros respecto a los servicios disponibles. “Vamos haciendo lo que podemos, la información no llega clara, no tenemos información de los entes reguladores y lo que tenemos es lo que nos van brindando día a día los boleteros. Por ahí hay discontinuidad de las unidades a horas de la partida de micros, esto lleva a que la gente tampoco se sienta con ganas de viajar, con todos estos impedimentos y problemas que van teniendo las empresas de transporte”, finalizó Hernán Gunzinger, gerente de la concesión de la Terminal de Ómnibus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *