Para acelerar el ritmo de vacunación en la ciudad contra el Coronavirus, el gobierno provincial decidió que en el Centro de Especialidades Médicas de Santa Fe (Cemafe) comiencen a aplicarse primeras dosis.

En tanto, las segundas dosis que se estaban suministrando en dicho efector, pasarán a aplicarse en un nuevo vacunatorio que se levantará en el viejo hospital Iturraspe . El mismo, estará ubicado en el anexo de la Regional Santa Fe de Salud.

Esto fue confirmado por la subsecretaria de Equidad en Salud de la provincia, Romina Carrizo, quien manifestó: “En Santa Fe, todo lo que es la aplicación de segundas dosis, que se venía realizando en el Cemafe, pasará a realizarse en el anexo de la regional de Salud contiguo al viejo hospital Iturraspe. Esto es porque pusimos en condiciones el Cemafe para aplicar primeras dosis”.

En el viejo hospital Iturraspe se aplicarán los segundos componentes de las vacunas AstraZeneca y Sputnik V, completando la inmunización de las personas que ya fueron inoculadas con la primera dosis. En cuanto al horario de vacunación, desde la Regional de Salud Santa Fe informaron que, en principio, el horario probable para la asignación de turnos sea de 8 a 14 horas.

El reacondicionamiento que sufrió el Cemafe para comenzar a aplicar primeras dosis contra el Covid tiene que ver con la gran disponibilidad de vacunas del primer componente con las que cuenta la provincia. Para inocular mayor cantidad de personas se dispuso una ampliación de puestos de vacunación en las instalaciones del centro de salud. En la actualidad, la provincia cuenta con 215.993 dosis para aplicar.

Cabe recordar que en el viejo hospital Iturraspe ya funciona el centro de testeos rápidos para detectar casos de Covid en personas con síntomas, además de haber sido reacondicionado para albergar 25 camas críticas ante la saturación del sistema sanitario a causa de la pandemia.

Vacunatorios en centros de atención primaria

Consultada sobre la colocación de vacunatorios en centros de atención primaria en la ciudad, Carrizo manifestó: “Ojalá tuviéramos la disponibilidad de dosis para hacerlo, tal como se hace con la vacuna antigripal. El tema en cuestión es la trazabilidad y conservación de la vacuna. Por ejemplo, la Sputnik V se conserva entre – 10 y – 20 grados y eso no lo podemos asegurar en todos los lugares.

Según Carrizo, “en esto influye el hecho de que sea una vacuna nueva. Yo creo que cuando pasen los años y tengamos una vacuna que se pueda conservar en puerta de heladera, como lo son la sinopharm o AstraZeneca, la vacuna del Covid estará incluido en el calendario como cualquier otra”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *