En el último tiempo, la Banda del Liceo Militar ha llevado adelante funciones fuera de los nosocomios de la ciudad de Santa Fe con el objetivo de motivar tanto a los pacientes que se encuentran internados como así también al personal de salud. En mismos términos actuó Franco Sosa, que dejó de lado su uniforme habitual de enfermero para calzarse su acordeón e interpretar algunos ritmos el pasado viernes 9 de julio.

“Muy emocionante. A mí me proponen que le toque el acordeón a pacientes. Para mí es un honor y orgullo poder interpretar con el instrumento que trabajo. Lo llevé, nunca me imaginé que podría haber sido viralizado”, comenzó contando Franco. 

Con respecto a qué significó esto, describió: “no sé qué definición ponerle, la música alegra el alma. Si no hay música, la vida no sería la misma. Todos algo escuchamos. Llega mucho. Sé lo que sienten los pacientes porque a mí también me pasa, incluso con músicos amigos, que me encantan como cantan y cómo tocan. No es una competencia la música, yo escucho a todo el mundo, me encanta”.

En relación a las reacciones de quienes lo escucharon, remarcó que “son gente que la están pasando muy mal, ellos mismos no saben si mañana o pasado van a estar vivos. Eso es lo más delicado y triste. Decir ‘caigo con algún acordeón’: alguno me habrá querido sacar de vuelo, pero verlos con el teléfono o una señora moviendo la cabeza, a mí me reconforta el alma. Doy gracias a mi familia, a mi papá que me inculcó el acordeón. Y a mis compañeros del 107 y la guardia del Hospital, que me apoyan con esto de la música. No vi mejor oportunidad que poder ir a tocar a los pacientes y de paso mostrarme un poco”.

“Puede ser que hubo un recreo, uno se olvida cinco minutos de su trabajo. Ver a mis compañeras todas vestidas a partir del protocolo Covid y dos segundos dejar de hacer lo que estaban haciendo para verme tocar y más que nada a pacientes, es porque la música atrapa y llama la atención. Me alegra de que ellos se hayan ido orgullosos porque yo haya ido. El trabajo es en conjunto. Es un trabajo duro para el que estudia Enfermería o Medicina: estas cosas suelen pasar y hay que estar preparado”, añadió Sosa.

Finalmente, transmitió sus sensaciones personales. “Jamás me imaginé un escenario así, pero valió la pena para mí. Desde el punto de vista anímico y también para mi banda. Yo trabajo con la música“. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *