Producto del incremento en la cantidad de contagios de las últimas tres semanas, Progreso dispuso restringir la circulación nocturna por 14 días. En diálogo con Buen Santa Fe, el presidente comunal, Julio Muller, hizo un mea culpa responsabilizando a los ciudadanos de la difícil situación que atraviesa la localidad y que provocó la inminente toma de la medida.

“A esta ola de crecimiento que tuvimos en los últimos 20 días, nos llevó con la gente del Comité de Crisis y con el Comité Departamental y el Ministerio de Salud a tomar una decisión que no nos gusta cuando hablás de restricciones: son de circulación, pero restricciones al fin. Desde que arrancó la pandemia, en nuestro pueblo debemos tener 173 casos. Si yo te digo que 74 casos deben ser de los últimos 20 días, ahí está marcada la preocupación“, comenzó diciendo Muller. 

Con respecto a las razones por las cuales se pudo haber producido este incremento, puntualizó en la irresponsabilidad social. “Creo que, sinceramente, la gente está cansada, nos relajamos. A fines de febrero teníamos un caso. En algunas cosas nos equivocamos, algunas cosas malas hicimos: no cumplimos los protocolos, si tuvimos síntomas no informamos en tiempo y forma, tal vez fuimos a trabajar con algún síntoma, tal vez en el momento en que nos hisoparon y teníamos que declarar los contactos estrechos no lo hicimos como correspondía. Estamos convencidos de que este factor fue el más importante para desencadenar esta situación”.

En relación a las medidas dispuestas, señaló que se trata de “restricción de circulación: si no hay circulación, el virus no circula. De lunes a jueves a las 23 se aplica una restricción hasta las 6 de la mañana Y, después, viernes, sábados y domingo es a partir de las 00. Es probable que a alguna actividad estemos perjudicando, pero la gente de salud recomendaba tomar medidas: hasta hoy estamos preocupados y tenemos miedo que nos cueste mucho poder detener y bajar a los números que teníamos a fines de febrero”.

Y agregó: “las actividades deportivas se siguen haciendo normalmente, tienen que terminar a las 21:30. Después, recomendar a la gente que por favor entienda que las reuniones sociales no pueden ser más de diez personas y cumplir los protocolos. Hay necesidad de juntarnos, pero si tenemos algún síntoma por favor no vayamos. Estas cosas llevaron a este momento difícil”.

Por otro lado, se refirió a la situación sanitaria de la localidad. “Nosotros tenemos que derivar, nuestro primer lugar de derivación es Esperanza. Después, de acuerdo a la situación del paciente, la gente de Esperanza es la que decide. Lamentablemente, con toda esta situación, Progreso tiene cuatro fallecimos por Covid: las cruzábamos a diario en el pueblo, hoy lamentablemente ya no están“.

“No sé si hablar de segunda ola, tampoco me gusta opinar de algo que es netamente profesional. Fue cansancio, relajamiento… pero evidentemente fue una cuestión de irresponsabilidad la que nos llevó a esta difícil situación. Hagámonos la idea que estamos en fase uno, no necesitamos un decreto o una firma. Estemos en fase uno sin restringir ninguna actividad laboral: vayamos de la casa al trabajo y hagamos las compras que necesitemos. Que por 15 días se termine cualquier tipo de reunión social, de salida, de todo. Lamentablemente tuvimos que llegar a esta situación complicada. Ojalá en estos 14 días podamos volver a los valores normales”, cerró Muller.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *