El gobierno provincial decidió anoche suspender todas las cirugías programadas en los hospitales públicos a partir del 1º de abril con el claro objetivo de liberar camas para poder atender la creciente demanda de pacientes que traerá aparejada la segunda ola de coronavirus en suelo santafesino.

La medida se comunicará oficialmente este martes y prevé dejar en stand by las cirugías cuya postergación no ocasione inconvenientes en la salud del paciente. Por otro lado, las intervenciones quirúrgicas de urgencia sí se llevarán adelante.

Similar medida analizan por estas horas los prestadores privados de la salud, donde el crecimiento de pacientes por la segunda ola de Covid-19 también dejará su impacto.

Según deslizaron fuentes oficiales, detrás de la decisión se ubica la necesidad de contar con las plazas suficientes para que ningún santafesino se quede sin atención hospitalaria.

Las autoridades también comenzaron a trabajar en el pulido de los detalles de un plan de contingencia que prevé la reasignación de cirujanos y médicos a áreas críticas. Es más, en la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, ya se decidió la suspensión de las licencias a todo el personal de salud para enfrentar la demanda de pacientes que traerá aparejada esta segunda ola de coronavirus y similar estrategia se adoptaría en Santa Fe.

El plan de contingencia también prevé la readecuación de sectores de los hospitales para poder tener allí más capacidad para pacientes Covid. En esa línea se alista, por ejemplo, la mudanza del sector de pediatría del Hospital Centenario al de Niños Zona Norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *