Tras un extensa y emotiva sesión, el Concejo Municipal aprobó este jueves la ordenanza de alcoholl cero al volante. Un intenso debate dominó el encuentro, y apenas pasadas las 19, la mayoría de los ediles otorgó un guiño de aceptación a esta iniciativa, que pudo arribar al recinto luego de 6 años. La normativa contó con un fuerte apoyo de familiares de víctimas de siniestros de tránsito y de organizaciones que trabajan por una nueva cultura y conciencia vial.

Cinco minutos después de las 19, a través de una votación nominal, con 18 votos a favor y 9 en contra, la propuesta logró la aprobación por mayoría reglamentaria. Y ese resultado provocó una gran alegría entre los principales impulsores de este proyecto legislativo.

Votaron en contra: Roy López Molina, Agapito Blanco, Marcelo Megna, Alejandro Rosselló, Ana Laura Martínez, Carlos Cardozo, Daniela León, Germana Figueroa Casas y Renata Ghilotti.

“Después de tanto tiempo de lucha se pudo llegar al recinto de sesiones, estamos logrando una conquista colectiva”, remarcó este jueves por la noche María Eugenia Schmuck, autora de la iniciativa. Y enfatizó: “Nos merecemos vivir en una ciudad donde se respete la vida de todos, creo que esta ordenanza va a contribuir con esa idea colectiva. Esto es sin dudas una deuda con toda la sociedad, estamos generando un gran cambio para las futuras generaciones”.

“Después de este avance, le podemos decir a cada rosarino, que estamos creando una ciudad mejor, más justa y más segura para nuestros hijos y para el futuro”, se encargó de subrayar Schmuck, muy emocionada.

Por su parte, la edila Norma López resaltó que “el alcohol cero propone un cambio cultural muy importante para los rosarinos. Es necesario acompañar la normativa con la educación vial. La razón de estar a favor de alcohol cero, es estar a favor de la vida”.

A su turno, la concejala Luz Olazagoitia destacó que “con el acompañamiento de esta iniciativa luchamos y construimos una ciudad más segura para todos los rosarinos”.

Desde su banca, Lisandro Zeno aseguró: “Seguimos avanzando por una ciudad pensada, diseñada y ejecutada para que las personas la disfruten. Esta será una normativa que servirá para salvar vidas”.

De esta manera, Rosario se suma a las ciudades de Santa Fe y Pueblo Esther en la nómina de localidades de la provincia que reglamentaron la alcoholemia cero para todos los conductores. Los concejales acordaron modificar el Código de Tránsito para que las sanciones apliquen superado el cero gramo de alcohol en sangre, y no a partir de 0,5, como era hasta ahora.

En tanto, en el país ya son siete las provincias que tienen ley de alcohol cero: Córdoba, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Jujuy, Río Negro y Santa Cruz.

“Nuestra asociación está tan ligada a esta lucha que lo sentimos como un momento histórico”, señaló Mariana Sena, referente de la organización Compromiso Vial, quien lo definió como “un punto trascendente para la historia de la movilidad y de la convivencia en esta ciudad”.

“Esto marca una dirección en la que va la ciudadanía. Hay que entender que cuidarse hace la diferencia. Alcohol cero es una ordenanza de cuidado y prevención”, apuntó Sena, quien precisó que “ahora se vienen los debates sobre cómo será la implementación de sanciones y su gradualidad”.

Vale puntualizar que, según datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), el alcohol está presente en al menos uno de cada cuatro siniestros viales con fallecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *