Durante la madrugada del domingo, una mujer embarazada de 7 meses que ingresó a robar al ISEF, junto a otras dos personas, quedó atrapada en una reja. Los bomberos y la policía lograron sacarla de esta peligrosa situación y la trasladaron al Cullen porque sufrió desplazamiento de placenta.

La fiscal María Laura Marti, quien investiga este caso, ordenó que la mujer siga el proceso en libertad porque no tenía antecedentes penales y en virtud de su condición de embarazo avanzado.

El delito que se le atribuyó a esta embarazada es tentativa de robo y seguramente, recibirá una condena menor por este delito, en un juicio abreviado (que ya le dejará sentado un antecedente penal).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *