El Concejo Municipal aprobó hoy, mediante ordenanza, un proyecto que tiene como objetivo multar a quienes realicen fiestas clandestinas en Santa Fe mientras dure la emergencia sanitaria por la pandemia. La ordenanza considera a “fiestas clandestinas” como aquellas reuniones de personas que se realicen tanto al aire libre como en espacios cerrados y sean contrarias a las disposiciones vigentes.

“Hoy aprobamos por unanimidad en el Concejo multas para fiestas clandestinas. Este proyecto fue ingresado en el mes de marzo. Estamos imponiendo una multa que va desde $680.000 a $1.000.000, una fuerte multa pecuniaria, y trabajo comunitario a las personas que propicien o que organicen, o a los propietarios de inmuebles donde se organicen fiestas clandestinas”, comunicó la concejal Luciana Ceresola.

“Estamos en una situación epidemiológica apremiante. Estamos en la segunda ola. Tuvimos que modificar todos nuestras formas de vida, de educarnos, de trabajar”, añadió.

Serán sancionados tanto los propietarios, poseedores y/o tenedores del inmueble en el que se realice, así como las personas responsables de la organización. Los montos varían entre quince mil Unidades Fijas (UF) a veinticinco mil. Actualmente, el valor de la UF es de $45.78, por lo que las multas oscilarán entre los $686.700 a $1.144.500.

“La realización de estas fiestas lo único que hacen es poner en jaque el sistema sanitario que ya está debilitado y al límite. Una fiesta clandestina de 200 personas puede significar dos camas de terapia, respiradores. Estamos en una situación en que no nos podemos dar el lujo como sociedad de hacer estas fiestas. Tenemos que priorizar la educación, la salud y la actividad económica”, explico Ceresola.

Además, se decomisarán los elementos necesarios para la realización del evento. En caso de que se trate de un inmueble, piezas o infraestructuras pertenecientes a un comercio habilitado, se lo inhabilitará por hasta 180 días.

No es simpático aplicar sanciones ni crear este tipo de ordenanzas, pero evidentemente para muchos la responsabilidad individual no está pesando mucho y es por eso que estamos solicitando que este decreto, si bien no es simpático, se cumpla. En caso de que no se cumpla, que duela al bolsillo, y la persona que tenga planeado hacer una fiesta lo piense dos veces”.

Se establece, también, la posibilidad de que el juez de faltas aplique como penas accesorias, la realización de cincuenta a cien horas de trabajos no remunerados de solidaridad con la comunidad. El dinero que se recaude por las multas será destinado a políticas sanitarias relacionadas a la emergencia sanitaria. “Lo que se recaudará de las multas será todo aplicado al sistema médico, dependiendo el criterio de la necesidad que apremie, como vacunas, respiradores o testeos masivos”, detalló Ceresola.

Por último, respecto de si la ordenanza prevé sanciones a los asistentes, Ceresola explicó que solamente está dirigida a los facilitadores. “Si no hay nadie que organice y que ponga el inmueble, no va a haber asistentes”, apuntó.

Si bien desde el Concejo consideraron extender en algún momento el alcance hacia los asistentes, sostienen que es “muy complicado” llevar a cabo el control y la investigación. Sin embargo, Ceresola aclaró: “La Justicia puede sancionar a los asistentes. En este caso, la multa cabría para los organizadores o propietarios dentro de lo que es el ámbito municipal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *