El sábado pasado, el gobernador Omar Perotti y la ministra de Salud Sonia Martorano anunciaron la aplicación de nuevas restricciones en la provincia, entre las que se cuenta el cierre de los gimnasios por 14 días. Sin embargo, los dueños de esos espacios decidieron resistir la medida y continuar abriendo sus puertas. Además, este mediodía se movilizaron en Boulevard Gálvez y San Luis, cortando el tránsito por el transcurso de una hora. 

Poco después de esa manifestación, en las primeras horas de la tarde de este martes, inspectores de la cartera laboral visitaron varios gimnasios de Santa Fe, donde entregaron intimaciones para que dejen de funcionar. 

Así lo contó uno de los integrantes de la cámara que nuclea a los locales del sector, Diego Merlo, quien volvió a reclamar “diálogo para poder tomar decisiones de manera consensuada e inteligente”. Merlo agregó que con el Municipio ese diálogo sí es fluido, pero no así con la Provincia. 

La intención del sector, aseguró, es “poder llegar a buen puerto”, y sobre todo “que nadie salga perjudicado: ni la población que va al gimnasio a buscar salud ni las fuentes laborales de los empleados”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *