El director del Hospital de Ceres, Dr. Leandro Bonzini, había presentado la renuncia a su cargo, pero luego comunicó su decisión de dar marcha atrás con la determinación debido al apoyo que encontró de sus pares, directivos y autoridades sanitarias, y de su comunidad.

Leandro Bonzini contó los pormenores de la trunca dimisión y de la realidad epidemiológica de esa región del oeste provincial.

“La situación base es el desgaste que tiene todo el cuerpo de trabajo en materia sanitaria en el país. Soy director médico hace unos meses pero hace seis años que me desempeñaba como subdirector. Conozco el hospital como la palma de mi mano. Es una carrera que genera un nivel de desgaste importantísimo, por el compromiso que requiere”, indicó Bonzini.

El doctor y directivo dijo además que tiene una forma horizontal de trabajo, “a la par de cada servicio”. “No creo en las hegemonías verticales, donde el director está en el podio más alto y el resto son súbditos. Desde la 7 hasta recién atendí seis pacientes Covid en situación crítica, acabo de salir de ahí y estoy ahora estoy recibiendo 400 nuevas dosis de Sputnik para continuar con la vacunación. Estamos por llegar 3.000 inoculados. Y luego tengo que seguir con la gestión y coordinación de camas”, aseguró.

“Todo ese ritmo de trabajo suma a un desgaste. La salud siempre está inmersa en un envoltorio mediático-política en el cual uno termina siendo preso o víctima de algo con lo que no comulga y de lo que forma parte. Quizá fue un exabrupto de mi parte, lo debo reconocer. Nadie en esta vida está libre de equivocarse, tal vez no haya sido el medio diplomático para transmitir una noticia”, enfatizó Bonzini.

Y agregó: “Pero las muestras de apoyo y de afecto de la comunidad, del personal del trabajo y las autoridades del Ministerio de Salud -ya trabajé con cinco ministros de gestiones diferentes-, me hicieron quedar a disposición”. 

La pandemia

“Tenemos el 98 por ciento de ocupación de camas críticas en toda la provincia. El ritmo de ingreso a Tearpia es de 10 pacientes por día pero en simultaneo fallecen siete. Tenemos una mortalidad 70% mayor que en octubre del año pasado. Hay una cuestión que dentro del hospital impacta”, aseguró Bonzini.

Además, señaló que a pesar de la situación crítica “la cuestión informativa no impacta”. “Hay una falta de adherencia a la necesidad del cuidado personal, familiar, comunitario. Hay gente que realmente se cuida y lo hace muy bien, pero lamentablemente a veces por los actos de irresponsabilidad de unos pocos terminan perdiendo la vida a pesar de cumplir con todo. Es un acto de injusticia social”, añadió.

La localidad de Ceres cuenta con un hospital regional que fue inaugurado en julio de 2017, pero no cuenta con Terapia Intensiva. “Nuestro nosocomio referencial de nivel tres es el de Rafaela. Aquí inicialmente había seis camas destinadas a Covid, con la asignación de tres ventiladores mecánicos. En marzo se ampliaron a 14 camas más. Actualmente tenemos 20: seis para pacientes de alto riesgo y 14 para moderados”, sostuvo el directivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *