Se realizaron cuatro encuentros con representantes de 17 procesos de trabajo que reúnen a más de 100 personas de diferentes barrios de la capital provincial.

Durante el último mes, la Municipalidad llevó adelante las primeras Asambleas de la Economía Popular. Se trata de la primera experiencia, en términos de una política pública que desarrolla la Secretaría de Integración y Economía Social del municipio.

En esta etapa inicial se concretaron cuatro encuentros que abarcaron 17 procesos de trabajo relacionados con actividades como panificación, tareas de cuidado, textiles, ladrillería, cuadrillas de limpieza, manualidades y espacios de alimentación. Estos espacios nuclean a 107 vecinos y vecinas de la capital provincial, la mayoría residentes de los barrios Abasto, San Agustín I y II, La Ranita, Villa Teresa, Barrio Norte y Yapeyú.

Las reuniones, en las que se contó con protocolos de cuidado y distanciamiento, tuvieron como objetivo reflexionar sobre el trabajo y la economía popular social y solidaria. Pero al mismo tiempo se busca acompañar en el mejoramiento técnico de los procesos de trabajo de cada una de las experiencias y contribuir al desarrollo de espacios de comercialización para cada unidad.

Con esa meta, se generaron mesas de diálogo, discusión y reflexión entre los funcionarios de la secretaría y los propios actores y actrices de la economía social y popular de la ciudad. La intención de cada encuentro fue construir colectiva y democráticamente una política común en la que todos se sientan contenidos, independientemente del rubro al que se dedican.

La secretaria de Integración y Economía Social de la Municipalidad, Ayelén Dutruel, aseguró que “partimos de reconocer las prácticas que cada espacio lleva adelante y sus propios procesos, en pos de generar mecanismos de acompañamiento y mejorar esos procesos”. En ese sentido reflexionó sobre la importancia de establecer este contacto con los trabajadores y las trabajadoras “en el contexto que atravesamos, que de algún modo nos obliga a pensar otros modos y otras formas del trabajo para acompañarlos”.

Una vez finalizada la asamblea, se realiza una recorrida por cada uno de los espacios productivos para conocerlos en profundidad, evaluarlos y realizar con sus responsables un intercambio que permita pensar las mejores estrategias para fortalecer estas unidades, tanto en el marco de su proceso de producción como en el de la comercialización. La funcionaria consideró que “en el contexto de emergencia sanitaria que atravesamos, signado por la pandemia de COVID-19, es importante pensar y compartir experiencias con otros y otras”.

“Los desafíos cotidianos que tienen los trabajadores de la economía popular son los que permiten pensar otros modos posibles, que se alejen de la mirada de que la resolución del trabajo es meramente individual. El trabajo tiene que ver con un derecho y desde la Municipalidad queremos acompañar esos procesos con una perspectiva de proximidad”, agregó.

Las reuniones se concretaron en las Estaciones municipales y, aunque en esta primera ronda se abarcaron cuatro grupos, la intención es llegar a todos los barrios de la ciudad “con una propuesta que busca pensar el contexto actual con los trabajadores y las trabajadoras de la economía popular, fortalecer sus procesos productivos y acompañar de cerca las experiencias de trabajo en un marco colectivo”, concluyó Dutruel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *