El Senado de la Nación aprobó la noche del jueves en sesión especial y giró a la Cámara de Diputados el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo de “Emergencia Covid” que establece un marco normativo sobre parámetros de riesgo epidemiológico y sanitario para combatir el contagio de coronavirus.

La iniciativa fue votada favorablemente por 38 senadores, mientras 26 se pronunciaron en contra.

Tras más de cinco horas de discusión, el Frente de Todos, con sus aliados, logró imponer su mayoría frente a Juntos por el Cambio y el Interbloque Federal.

La última parte del debate corrió en paralelo con el discurso pronunciado el jueves por el presidente Alberto Fernández para anunciar medidas restrictivas para combatir la pandemia de coronavirus.

La iniciativa reúne los criterios sostenidos en los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) firmados por el Poder Ejecutivo desde el inicio de la pandemia, y hace hincapié en las reuniones sociales, el control del número de camas de terapia intensiva y el dictado de clases presenciales.

Puntos del proyecto

En ese aspecto, establece una serie de parámetros para definir las medidas restrictivas en los centros urbanos de acuerdo con los riesgos: bajo, mediano, alto y “Situación de Alarma Epidemiológica y Sanitaria”.

El proyecto mantiene el dictado de clases presenciales y sólo las restringe en aquellas zonas en “situación de alarma”.

En las urbanizaciones con “alarma epidemiológica y sanitaria” se suspenden los centros comerciales y ferias, los locales gastronómicos, la práctica recreativa de deportes grupales de contacto en espacios al aire libre, los gimnasios y la circulación entre las 19 y las seis de la mañana.

También, las reuniones sociales en domicilios particulares; las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre de más de diez personas; la práctica recreativa de deportes en establecimientos cerrados; las actividades de casinos, bingos, discotecas y salones de fiestas; la realización de todo tipo de eventos culturales, sociales, recreativos, religiosos y de cualquier otra índole en lugares cerrados que impliquen concurrencia de personas.

Las discusiones

El presidente de la bancada oficialista, el formoseño José Mayans, cerró la discusión argumentando que “no hay un punto del país que no esté afectado en este momento” y acusó por la profundización de la situación a la oposición.

“Están aquellos que lo tomaron para la joda a esto. Y ahí están los resultados. Los libertarios hicieron acto político en las dos ciudades principales de Formosa, para protestar contra el ‘dictador’. Ahora tenemos más de mil contagios por día en la provincia, cuando teníamos 58 por día”, aseguró.

Además, calificó como “estúpidos” a los dirigentes de Juntos por el Cambio que fueron “a llevar la libertad a Formosa” y mencionó a los diputados Alfredo Cornejo y Waldo Wolff y a la presidenta del PRO, Patricia Bullrich.

Antes, su colega y comprovinciano de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, se preguntó “¿por qué después de un año y tres meses se discute esta ley?”, y le exigió al Gobierno nacional “vacunas para la sociedad y los trabajadores esenciales que ponen el cuerpo en una farmacia, en una estación de servicio, en un supermercado”.

“Hacemos el acuerdo que quieran, pero les vamos a exigir, tras un año y tres meses que hicieron lo que quisieron: vacunas. Lo único que se sabe es que firmaron contratos por 380 millones de dólares, se pagó el 50% y sólo arribó al país el 20% de las dosis”, exclamó Naidenoff, y resaltó que “hay un hartazgo social, hay que hacerse cargo”.

Previamente, la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, la peronista santafesina María de los Ángeles Sacnun, defendió el proyecto al destacar que busca evitar que el sistema “sanitario colapse”.

“El Presidente de la Nación pretende preservar la estabilidad del sistema sanitario y que no colapse”, afirmó Sacnun al abrir el debate de la iniciativa en la sesión especial de la Cámara alta.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Salud, el radical jujeño Mario Fiad, destacó que “después de incontables Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) el Poder Ejecutivo haya acudido al Congreso de la Nación, cuyas facultades fueron vulneradas durante todo el proceso de la pandemia”.

Fiad cree que “nos perdimos la oportunidad de tener millones de vacunas con Pfizer. También con Fondo Covax. ¿Por qué no garantizamos que la militancia política no sea la prioridad para la vacunación?”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *