La vacunación contra el Covid 19 es la esperanza que tiene la humanidad ante las muertes, los contagios y el aislamiento producidos por la pandemia. Detrás de esa esperanza, hay una gran industria y mercado global cuya prioridad es la ganancia.

A un año y cinco meses de conocido el virus en la ciudad china de Wuhan, 711 millones de personas ya han recibido por lo menos la primera dosis de la vacuna y esto supera el 10% de la población mundial. Incluso una proyección del banco de origen alemán Deutsche Bank indica que la inmunización de más del 93% de la población mundial podría llegar este mismo año.

Pero la solución al problema está atravesada tanto por los bolsillos de las distintas poblaciones y Estados, como por la disputa entre las principales industrias farmacéuticas por sacar una mejor tajada en esta crisis sanitaria.

La foto de datos de la Universidad de Oxford muestra claramente un centro y una periferia en al acceso a las vacunas. En el cálculo de dosis cada 100 habitantes, Israel lleva 121, Estados Unidos 82 y Alemania 47. Otros países como Argentina 22 y Brasil 25, mientras que Sudáfrica no llega a 1 vacuna (0.81)  por cada 100 habitantes y El Congo registra solo el 0.01.

La consultora Airfinity estimó que países como Estados Unidos (EEUU) y algunos de Europa llegarán a la inmunidad (70 % de la población vacunada) en julio. Aunque gran parte de Latinoamérica, África y Asia no alcanzarán la inmunidad colectiva antes de 2022. De hecho Sudamérica -con 301 casos por millón de habitantes- encabeza la lista mundial de contagios de Covid-19, siendo Argentina y Uruguay los más afectados.

Control de la producción

La producción tanto de vacunas como de medicamentos hace mucho tiempo es un negocio a escala mundial.

En 2019, un año antes que se desatara el Covid-19, el 90 % de las ventas de vacunas estaba concentrado en 5 grandes multinacionales: Pzifer, Merck y Gilead Sciences (EEUU), GlaxoSmithKline GSK (Reino Unido) y Sanofi (Francia).

Ese mercado había facturado 33.000 millones de dólares, como resultado de 5.500 millones de dosis comercializadas, según datos del Global Market Vaccine Report de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Lo que la pandemia hizo fue poner blanco sobre negro la velocidad del lucro de estas multinaciones para comercializar la vacuna. 5 empresas concentran el 77 % de las dosis que se aplicarán este año a más del 90 % de la población mundial, proyectó en un informe de abril de este año el Deutsche Bank. Para Covid-19, hay 12 planes industriales en plena vigencia que en conjunto producirán para este año alrededor de 15.000 millones de dosis que alcanzaría para inmunizar a toda la población mundial.

En ese grupo de fabricantes están: el laboratorio británico Astra Zeneca quien producirá 3.000 millones de dosis más 1.000 unidades en conjunto con la farmacéutica india Serum; Pfizer y su socio BioNTech de origen norteamericano, prevén distribuir también 3.000 millones de dosis. Además le sigue el grupo Johnson & Johnson, también de EEUU, con 1.000 millones dosis; la china Sinopharm (1.000 millones de dosis), la india Bharat BioTech (1.000 millones), Moderna (1.000 millones); la rusa Sputnik V (500 millones de dosis) y otras iniciativas más pequeñas como la india Zydus Cadilla (100 millones) y la china Cansino (100 millones).

Además hay 193 proyectos de vacunas en estado preclínico desde octubre del año pasado, según información de la OMS. Pero son este grupo reducido de empresas quienes ya están comerciando su vacuna y podrán inmunizar a la gran mayoría de los habitantes del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *