Las restricciones impuestas desde fines de mayo trajeron cierto grado de alivio a los trabajadores y profesionales del Hospital Regional de Ceres, localidad del extremo oeste santafesino.

Medios locales informaron que durante el fin de semana y luego de 77 días de muertes y derivaciones, el sábado 12 de junio no hubo camas críticas ocupadas en el nosocomio cerecino, y solo quedaban pacientes internada en el área de cuidados moderados.

“Es una noticia muy importante, se trata del área Covid 1° para pacientes críticos, con ventilación invasiva o oxigenoterapia de alto flujo. Fueron más de 70 días que estuvieron a pleno las seis camas, entre quienes han salido de alta y los que lamentablemente han fallecido. Cuando la operatividad lo permitía, pudimos realizar traslados de alta complejidad para liberar camas”, relató el director del nosocomio, Leandro Bonzini.

En este sentido, con los trabajos realizados de logística y gracias a las medidas restrictivas las internaciones bajaron desde 20 a seis. “Es una situación bastante dinámica en lo local y regional. Esto es un continuo con San Guillermo, Suardi, Arrufó, San Cristóbal, Tostado. Nos hablamos permanentemente para ver la dotación de camas y la complejidad del paciente, lo que se pueda hacer aquí lo hacemos y si no se procura la estabilidad hasta que se libera alguna cama en las principales ciudades”, afirmó

La localidad de Ceres cuenta con un hospital regional que fue inaugurado en julio de 2017, pero no contaba con Terapia Intensiva. “Nuestro nosocomio referencial de nivel tres es el de Rafaela. Aquí inicialmente había seis camas destinadas a Covid, con la asignación de tres ventiladores mecánicos. En marzo se ampliaron a 14 camas más. Actualmente tenemos 20: seis para pacientes de alto riesgo y 14 para moderados”.

Para Bonzini, las mejores herramientas para contrarrestar la pandemia son el testeo y la vacunación. “Testear y vacunar, hisopar y vacunar. Esos son los pilares, y la tercera es la trascendental y tiene que ver con la construcción de la conciencia ciudadana, que las personas entiendan que el poder de combate frente al coronavirus es el autocuidado”, enfatizó.

“Las medidas restrictivas resultan antipáticas pero cuando uno ve los números de las terapias de Santa Fe nota que están por encima del 95%. Las restricciones van a hacer cortas y al haber menor circulación tiene que bajar el número de contagios, y al bajar eso también lo hacen las internaciones y la mortalidad. En la teoría lo diagramamos de esa manera”, afirmó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *