Con la experiencia de haber gestionado la comuna estos últimos años, conformamos un equipo para seguir en esta nueva etapa, que encontrará a nuestro Sauce Viejo siendo ciudad. Los vecinos saben cuánto hicimos para que la localidad crezca junto a su gente, así como lo que falta por hacer.

Tengo el orgullo y la responsabilidad de estar al frente de este grupo y, aunque muchos me conocen, no quiero dejar de contar quién soy, de dónde vengo y cuáles son mis sueños. Porque nunca me olvido de ninguna de estas tres cosas.

Nací en General San Martín, un pueblo de Chaco. Vengo de una familia humilde en la que tuve una niñez realmente gratificante; cuando mi único sueño era jugar en primera. Eran épocas en la que teníamos que trabajar desde chicos para ayudar en la economía de casa. Hice de todo: vendí helados, trabajé en una verdulería, en un taller de chapa y pintura.

Cuando cumplí 17 años, se dio la oportunidad de ir a probarme a Rosario Central. Allí conocí a Emilse, mi compañera y madre de mis dos hijos: Nico y Sol. Con el tiempo llegué a Club Atlético Colón ya no me fui nunca más: ni de Colón, ni de Santa Fe.

Cuando decidí retirarme, elegimos Sauce Viejo para radicarnos. Con la idea de criar a nuestros hijos en esta tranquilidad, que luchamos cada día por mantener, para que todos nuestros pibes se críen libres y sanos. Y tenía el río tan cerca… siempre me gustó este paisaje.

Pude cumplir mi sueño de infancia jugando al fútbol. Hoy tengo otro sueño que nos abarca a todos los sauceños y es seguir trabajando para que cada vez estemos mejor. Creo que estos años demostramos que es posible.

¡Con la fuerza de todos vamos a ser #UnaCiudadDeVerdad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *