Un singular hecho sucedió este domingo en el hospital de campaña de Reconquista, que funciona en el ex nosocomio Central para atender las necesidades impuestas por la pandemia de coronavirus.

Por la madrugada, el encargado de mantenimiento del predio llamó a la policía para informar que había baja presión y hasta faltante de oxígeno para abastecer a los pacientes. Junto a un encargado municipal del sector donde antes funcionaba Pediatría, Neonatología y Maternidad, los uniformados comenzaron a realizar un recorrido por la zona donde se encuentra emplazado el caño madre de la red de distribución, fabricado en cobre. Tras una rápida inspección comprobaron la faltante del caño troncal y de otros de la red secundaria.

En la antigua sala de Pediatría permanecen alojadas unas 10 familias que tiempo atrás protagonizaron usurpaciones en terrenos privados del llamado “Loteo Belén” de Reconquista.

Los policías procedieron a inspeccionar cada habitación. En la requisa hallaron sobre una cama una bolsa de arpillera que contenían caños de cobre de unos 30 a 60 centímetros; un radiador, un caño de plomo y una llave de paso.

Tras secuestrar los elementos encontrados, dieron en otra de las piezas con un hombre identificado como B. N. F. S., de 36 años. Allí, hallaron otra bolsa de iguales características con más caños en su interior.

La causa quedó caratulada como robo calificado y B.N.F.S. fue trasladado a sede policial, donde quedó detenido. Según fuentes locales, tiene un amplio historial de robos y asaltos a mano armada, entre otros delitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *