Un grupo de vecinos autoconvocados y familiares de José Luis Ponce reclamaron frente a la comisaría 24 del barrio tras su asesinato el sábado para dar cuenta del petitorio que presentaron al Ministerio de Seguridad y la respuesta que obtuvieron.Vecinos .

En las últimas horas del sábado en Alto Verde, un hombre perdió la vida luego de haber sido herido con un arma blanca. Se trataba de José Luis Ponce de 32 años, quien se encontraba con otra persona que también recibió heridas y lucha por su vida en el Cullen. El joven era panadero, tenía una hija de 1 año y ocho meses y se hacía cargo de los 4 hijos de su pareja, 

Este martes, familiares y vecinos de Ponce marcharon hasta la comisaría para pedir justicia por su asesinato.

Melina, esposa del joven asesinado el sábado pasado, lamentó la situación y contó que era “Una persona laburadora que salió un sábado a compartir, yo esperándolo con mi hija de un año y ocho meses y que vengan dos sinvergüenzas a sacarle la vida no tiene sentido“. 

Con respecto al hecho, detalló: el conflicto se había provocado, luego de una discusión por un accidente entre un auto y una moto, pero no sé qué le pasó a la otra persona para sacarle la vida a mi marido. Primero discutieron, se pelearon y quedó ahí. Quedaron en su lugar de todos los sábados. Es el lugar de ellos y después se venían. Luego, de la nada, vinieron directamente a matarlo“.

Melina se quejó del accionar policial: “La policía no actúa como corresponde, esperaban que yo haga denuncia, si te estoy diciendo que el que lo mató está ahí”.

Según la información policial, Ponce recibió varias heridas de arma blanca que le provocaron la muerte. Mientras, otro joven de 31 años fue apuñalado en el abdomen.

Ambos fueron trasladados al centro de salud Demetrio Gómez de Alto Verde. Allí se constató el fallecimiento de Ponce. Los presuntos agresores están detenidos.

Jorge Meyer, vecino autoconvocado, pidió que “no descuiden los barrios. Esto queda todo en papeles. Hoy tuvimos una reunión en el Ministerio de Seguridad, pero se perdieron vidas, nadie hace absolutamente nada”.

Andrea Ifran, vecina de Alto Verde, describió cómo transcurren los días. “Estamos viviendo en una inmensa preocupación por si detona una granada, una molotov. A nosotros no nos conforman las respuestas del Ministerio de Seguridad. Mientras tanto, acá se pierden vidas todos los días”. 

Acá, el 60% de los jóvenes están armados y drogados, enloquecidos. Justamente, a veces muere una persona inocente. Muchas cosas pasan en este barrio”, enfatizó.

Finalmente, lamentó la falta de medidas de seguridad. “Quisiera que entren a la Comisaría y vean cómo trabajan: uno solo queda para 23 mil habitantes de los 3 que entran. No sé si no tienen recursos humanos o económicos. Alto Verde es una boca de lobo. Estamos cansados”. 

Los vecinos de Alto Verde están cansados de que las autoridades no respondan a sus constantes reclamos ante la inseguridad y la violencia que aqueja al distrito costero desde hace tiempo.

Mientras les aseguran que están trabajando para resolver los problemas “se pierden vidas todos los días. Queremos una respuesta ya”, comentó Andrea, vecina de Alto Verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *