El Gobierno de Santa Fe, a través de Aguas Santafesinas, continúa trabajando para fortalecer la capacidad de captación de agua de las dos tomas que abastecen la planta potabilizadora de la ciudad de Santa Fe, ante la histórica y prolongada bajante que se registra en los ríos.

Ahora se concretó la colocación de una tercera bomba de refuerzo sumergible de gran caudal en la toma del río Colastiné, que permitirá obtener más de 2 millones de litros por hora.

Previamente fueron necesarias diferentes tareas para la adaptación logística sobre el puente metálico que ingresa en el cuerpo de agua, el tendido de nuevos conductos de gran diámetro para el transporte de agua con las bombas a sumar, además del refuerzo del tendido eléctrico y tableros de media tensión para la alimentación de estos equipos y la repotenciación del transformador de energía existente, a cargo de la Empresa Provincial de la Energía.

Paralelamente se está desarrollando el tendido de otro tramo de casi 500 metros de nueva cañería para el transporte de agua captada desde una cuarta bomba, también a sumarse, para tener disponible la totalidad de capacidad de dicha toma.  De este modo se dispondrá de más de 3 millones de litros por hora de captación desde el río Colastiné.

El conjunto de las obras realizadas hasta la fecha en la ciudad de Santa Fe demandó una inversión provincial cercana a los 25 millones de pesos.

Cabe destacar que la provincia asistió a la empresa para concretar mejoras operativas en todas las plantas potabilizadoras a lo largo del territorio provincial desde Reconquista hasta Rosario, con una inversión cercana a los 500 millones de pesos.

Los trabajos realizados por Aguas exigen el acompañamiento de los usuarios realizando un uso responsable y solidario del servicio frente a un escenario complejo e inédito en las últimas décadas.

Deben tenerse en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • No utilizar el agua potable en actividades que pueden postergarse, en particular las que demandan importante cantidad de agua: lavado de autos y veredas, riego de jardines, etc
  • Una manguera con salida continua de agua gasta 500 litros por hora: evitemos su uso.
  • Sólo lavar las veredas utilizando baldes o mangueras provistas de sistemas de corte (gatillo o interruptores o pulsadores) para evitar el derroche.
  • Tampoco lavar vehículos ni arrojar aguas servidas a la vía pública.
  • Desengrasar la vajilla con la bacha llena de agua. Recién abrir la canilla para enjuagar.
  • Utilizar el lavarropas siempre con carga completa.
  • No debemos dejar que el agua corra innecesariamente al lavar los platos, al lavarse los dientes o al bañarse, una ducha de 10 minutos consume 80 litros de agua.
  • Controlar las pérdidas en canillas, tanques de agua y otras instalaciones, un depósito de inodoro con deficiencias desperdicia cientos de litros por día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *