El pasado año, por el mes de Mayo una médica que trabajaba en la sala 2 de atención clínica, el “área Covid” dispuesta por el nosocomio se dio cuenta que faltaba un electrocardiógrafo digital. Ayer por la tarde nuevamente fue sustraído otro electrocardiógrafo el cual fue advertido por el encargado de la sala de coronaria.

Autoridades del nosocomio radicaron la denuncia correspondiente y por estas horas la policía analiza el registro de las imágenes de las cámaras de seguridad para ver si pueden determinar quién fue el responsable del robo.

El director del Hospital Cullen, Juan Pablo Poletti, comentó que “el aparato es de un volumen pequeño, por lo que pudo haber entrado en cualquier bolso o mochila. Ayer vinimos a ver la cámara que tenemos direccionada a la salida pero no detectamos nada. Seguimos esperanzados que pudo haber sido algún empleado del hospital que lo haya llevado a ingeniería porque ha estado fallando, o que se lo haya llevado por error. Pero hasta ahora no ha aparecido. Es lamentable porque pertenece a una sala que atendió Covid y se había usado mucho” además destaco que es un aparato el cual no puede ser manipulado por cualquier persona ya que es un aparato muy específico .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *