Lo que parecía que iba a ser una fiesta total, tras los festejos por la consagración de la edición pasada de la Liga Profesional, terminó opacado por las amenazas de los barrabravas, el exceso de público en la cancha y los policías hospitalizados tras los incidentes.

Ahora, el Ministerio de Seguridad de la Provincia y la Municipalidad de Santa Fe se “tiran la pelota” para ver quién era realmente el responsable de controlar la cantidad de hinchas que ingresaban al Cementerio de los elefantes en lo que prometía ser una fiesta total.

Diego Llumá, el Subsecretario de Seguridad Preventiva (del Ministerio de Seguridad de la Provincia), afirmó que “El control del aforo era responsabilidad legal del Municipio y quedó en claro que se cerraban las puertas, aunque quedara gente afuera”. De esta manera, responsabilizó al Municipio local de no haber hecho respetar el aforo del 50%

El control de aforo en Colón, Unión, Rosario Central y Newell’s es de los Municipios. Así funcionó de manera acertada en el partido de Central (vs Argentinos Juniors ). El municipio afirmó que no se superó el 50% de aforo, pero yo no tengo herramientas para contar la cantidad de gente que estuvo. Me dio la impresión de que algo falló en las métricas”, sentenció el Subsecretario Llumá.

Además, Llumá insistió en que ellos (el Ministerio de Seguridad), debían controlar a los barrabravas que amenazaban con atacar el Fonavi, y que, además, tuvieron un intento frustrado de suspender el partido correspondiente a la fecha 14 del torneo local.

En tanto, sobre la capacidad del estadio y los aforos de cada tribuna, el subsecretario dijo que desde la Municipalidad de Santa Fe, que tenía bajo su órbita el control de estas medidas sanitarias, les habían informado el ingreso de 18.600, aunque la percepción de Llumá “fue que había más”.

El presidente de Colón dijo: “Me he enterado de algunos problemas importantes, pero acá tenemos que empezar por el principio. Uno organiza el espectáculo y después tiene que acatar las instrucciones de los controles. Colón cumplió al 100 por 100 de lo que se le pidió y la responsabilidad si sale bien o mal el operativo es ajeno a nosotros. Lamento profundamente que haya ocurrido que muchos socios no hayan podido ingresar, pero ustedes vieron que la tribuna sur estaba prácticamente vacía y, realmente, me preocupa porque nosotros no diagramamos el ingreso a la cancha”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *