Jorge, padre del submarinista santafesino Germán Suárez, dialogó sobre la causa de espionaje ilegal a familiares de las víctimas del ARA San Juan, que se sigue contra funcionarios del Gobierno de Macri, y que tuvo la semana pasada el primer llamado a indagatoria del propio ex Presidente, a la que faltó por estar de viaje en Miami.

“En 2018 la querella a la que pertenezco lo denunció. Es la que representa Luis Tagliapietra, primero se tramitó en Caleta Olivia”, contó Jorge. Ahora el expediente está en el Juzgado Federal N° 1 de Dolores, a cargo del juez Martín Bava, quien quedó en el lugar de Alejo Ramos Padilla,  quien a principios de año concursó y quedó confirmado como nuevo titular del Juzgado Federal N°1 de La Plata. Fue Bava quien presentó la citación a indagatoria, que terminó despertando el malestar de Juntos por el Cambio.

Uno de los primeros indicios que tuvieron los familiares de que podrían estar siendo escuchados fueron llamados raros y conversaciones perdidas. “Hubo infinidades de hechos, nos llamaban y nos decían que se escuchaba ‘hueco’, o desaparecieron todos los chats de nuestros hijos que estaban en el submarino, se colaban en reuniones diciendo que eran familiares”, aseguró.

“En ese momento nosotros, al ser tan poco que nos conocíamos, no nos dábamos cuenta”, añadió.

Más adelante, Jorge aclaró que “la causa de espionaje ilegal no tiene nada que ver con la principal del hundimiento. La causa la lleva ahora un juez que es un excombatiente (de Malvinas), y ahora salen a pegarle, a destruirlo, porque las evidencias de las escuchas más todo lo que se le entregó a Macri diariamente contra nosotros son inapelables. Hacen una mescolanza por simpatizantes de Macri o porque comenzaron a operar como hacían antes. Pero no nos van a quebrar, las pruebas son inapelables porque hasta un ‘topo’ se quebró. Por eso no pueden salir del país Majdalani y Arribas”.

“Desconocen totalmente lo que es ser perseguido, que te borren recuerdos de tus hijos, nos espiaban por otro lado. Fue algo terrible. Me han borrado mensajes del celular que tenía con mi hijo, sobre todo en el celular del mi mujer, le sacaron los audios. Ellos estaban en el fondo del mar y los WhatsApp comenzaban a desaparecer, y no porque ellos lo accionaran. Es una vergüenza internacional lo que hemos padecido”, aseguró el padre del sonarista del ARA San Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *