La Defensoría del Pueblo se expidió respecto a las denuncias de los vecinos de barrio Candioti luego que Aguas Santafesinas S.A filtrara un químico y produjera altos niveles de aluminio, plomo y manganeso que la tornaron no apta para el consumo humano.

El defensor del Pueblo de Santa Fe, Jorge Henn, indicó que la situación puso en riesgo la salud de los vecinos y que habrá que ver si esto ocurrió solamente en este barrio o también en el resto de la ciudad.

El organismo de control emitió una resolución donde insta a la empresa ASSA a que revea el protocolo de recepción de denuncias de los usuarios en casos de emergencia. El defensor adjunto, Jorge Henn, dijo que “apenas recibimos a los vecinos, citamos a Aguas santafesinas y, a su vez, oficiamos al Enress que rápidamente nos escribió y dictaminó que el agua no era apta para el consumo pero que, además se detectaron falencias a la hora de lo que significa una actuación correcta. Está claro que Aguas debió haber cortado el servicio de forma inmediata y haber comunicado en 5, 6, 10 medios de Santa rápidamente y establecer mecanismos para el consumo”.

Según indicaron desde Assa, los cambios en el agua se debieron a la presencia superior de un elemento que utilizan normalmente en el proceso de potabilización, que alteró las características del agua en el ingreso a algunos domicilios.

A principios de octubre, el Enress confirmó que inició un proceso sancionatorio para determinar la responsabilidad de Aguas Santafesinas Sociedad Anónima (ASSA) por presuntos incumplimientos en la calidad de agua potable suministrada y en los deberes de información hacia los usuarios y al propio organismo regulador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *