Desde la Agencia de Investigación Criminal (AIC), dependiente del Ministerio de Seguridad de Santa Fe, admitieron este lunes feriado que las balaceras contra diferentes objetivos, modalidad cada vez más instalada en Rosario y que en las últimas horas sacudió al sector gastronómico, “son hechos complicados de prevenir y de seguir”, si bien trabajan sobre pistas sobre los episodios más recientes.

“Estamos trabajando para perfeccionar la parte preventiva pero son hechos dinámicos, complicados de seguir y prevenir”, dijo Carlos Marcelo Zoratti, titular de la AIC, en relación a que los gatilleros “andan en moto, en pocos metros levantan una alta velocidad y se dan a la fuga en minutos”.

“En estos hechos, de tres a cinco minutos –luego de los disparos– la policía estaba trabajando en el lugar”, señaló.

Como agravante agregó que “no hay amenazas ni problemas previos” que hicieran prever los ataques armados que se registraron el domingo a la noche contra el restaurant El Establo (Pellegrini 1775), con un mozo herido, y el puesto de comidas Jorgito Junior’s (27 de Febrero 826).

En una conferencia de prensa compartida con otras autoridades de Seguridad –entre ellos la jefa de la policía de Santa Fe, Emilce Chimenti– y del Ministerio Público de la Acusación, Zoratti detalló que la AIC se encuentra “peritando el material balístico, con personal informático revisando cámaras de seguridad y personal de calle e investigación avocado a obtener más datos para proceder en forma legal”.

“Estamos convencidos de que esto es un mensaje mafioso. Al ir en contra de estas mafias, al enfrentarlas, tenemos este tipo de reacción”, analizó el jefe de la AIC y dijo que se trabaja sobre “hipótesis de las que no podemos dar datos certeros” pero que se vinculan a investigaciones sobre el narcotráfico.

Finalmente, y ante una consulta periodística sobre el término “terrorismo”, que desde algunos sectores instalaron, Zoratti opinó: “La definición de terrorismo es otra, sí se genera temor o pánico en la sociedad, en el ciudadano que sale a comer o a pasear”.

La conferencia conjunta fue convocada ante el estupor generalizado que causaron los ataques al sector gastronómico, luego de una saga violenta que en las últimas semanas incluyó balaceras a varias estaciones de servicio e incluso dos escuelas el pasado domingo de elecciones legislativas.

Además hubo una escalada de violencia contra objetivos de Rosario Central y Newell’s Old Boys -el más grave fue el incendio de la sede canalla de calle Mitre- y el sábado también balearon la sede del Sindicato de Camioneros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *