Alberto Fernández se reunió con Martín Guzmán para analizar el último tramo de las negociaciones con el FMI

Nacionales

Mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisa los detalles del eventual pacto para refinanciar la deuda externa, el presidente Alberto Fernández recibió al ministro de Economía, Martín Guzmán, para analizar las negociaciones entre la Argentina y el staff, que continúan después de la concreción de un principio de entendimiento, anunciado hace dos semanas tanto por el Gobierno como por el organismo .

El jefe de Estado recibió a Guzmán en la Quinta de Olivos por la mañana y estuvieron reunidos hasta el mediodía, confirmaron fuentes oficiales. El encuentro se produjo después de las declaraciones del vocero del FMI, Gerry Rice, quien dijo ayer que el principio de acuerdo podría recibir el visto bueno del staff próximamente y que la intención es que salga “lo más rápido posible”.

Había hermetismo sobre los detalles de la conversación entre el Presidente y el encargado de las negociaciones con el FMI en el Gobierno, pero hay apuro en la Casa Rosada por la definición por parte del organismo internacional. Ese paso es necesario para avanzar con la revisión del acuerdo en el Congreso antes del vencimiento de 2800 millones de dólares, el 22 de marzo.

Una vez que esté consentido por el FMI, en los próximos 30 días el Frente de Todos buscará aprobar el acuerdo en el ámbito legislativo, donde no se le pueden introducir modificaciones, sino darle el visto bueno o rechazarlo. El siguiente y último paso será la revisión final del organismo conducido por la búlgara Kristalina Georgieva, para que el plan de refinanciación de la deuda de 44 mil millones de dólares que contrajo la administración de Mauricio Macri entre en vigencia definitivamente.

Las perspectivas son positivas en Diputados para el oficialismo luego de que Juntos por el Cambio, a través de un comunicado conjunto, adelantara ayer que acompañará el proyecto “para evitar el default” en el que entraría la Argentina en caso de no afrontar el pago de marzo. Para el Gobierno fue un alivio, ya que la fractura interna en el Frente de Todos por el portazo del jefe de bloque, Máximo Kirchner, y varios legisladores afines, amenazaba con complicar los números del sector del oficialismo que milita el acuerdo para conseguir el quórum y, luego, la media sanción.

Sin embargo, algún hay ciertos escollos: la oposición adelantó que el límite principal a un respaldo sería un eventual aumento de impuestos en el marco de las medidas para conformar las exigencias del organismo de crédito. En el kirchnerismo también condicionan su apoyo y esperan conocer la letra chica respecto del sendero fiscal y la emisión monetaria. Hasta ahora, la jefa del espacio, Cristina Kirchner, permanece en silencio, lo cual es leído en Balcarce 50 como una forma de aprobación indirecta. De hecho, trascendió que ella misma no estuvo de acuerdo con la renuncia de su hijo de la titularidad del espacio en la Cámara baja.

La conversación entre Alberto Fernández y Guzmán tuvo lugar tras las manifestaciones de malestar que hizo conocer públicamente, a través de declaraciones off the record, el Departamento de Estado estadounidense, contra el mensaje que transmitió Alberto Fernández a Vladimir Putin durante su visita oficial al Kremlin. El primer mandatario dijo que la Argentina depende demasiado de Estados Unidos y manifestó sus intenciones de que ese escenario se modifique, y de contribuir al ingreso de Rusia a la región. Además, minimizó la ayuda de parte del gobierno de Biden para cerrar el acuerdo.

Después de que la Casa Blanca dejara en claro su postura crítica de las declaraciones de Alberto Fernández, el Gobierno decidió frenar la escalada y no responder. Fuentes oficiales aseguraron ayer que el Presidente definió, después de una reunión con su ministro de Relaciones Exteriores, Santiago Cafiero, y con el embajador en Estados Unidos, Jorge Argüello, no contribuir a que el conflicto diplomático crezca. En cambio, resolvió enfocarse en la “agenda positiva que se tuvo hasta ahora”, según declaró un funcionario. También aseguró que no hubo información oficial de parte del gobierno estadounidense y desestimó los trascendidos en medios de comunicación. Y dijo que no habrá acciones ni pedidos de reuniones con funcionarios de ese país para calmar las aguas. Sin embargo, desde la Casa Blanca aseguraron que en los últimos días sí hubo acercamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.